domingo, 12 de mayo de 2019

Un gol separa al Pizzería La Nonna Balopal de su sueño


No pudo ser. El Pizzería La Nonna Balopal superó el varapalo de la primera jornada y venció en las dos siguientes, pero no fue suficiente para lograr ser uno de los tres mejores segundos (fue el cuarto).

Las fases de ascenso son como una carrera ciclista de tres semanas: en las últimas jornadas vale tanto la calidad como el cansancio y el estado físico de los deportistas. Después de dos duros partidos, el Pizzería La Nonna Balopal y el Balonmano Culleredo llegaban ya en la reserva de energía, y quedó claro en unos primeros 15 minutos en los que los gallegos y los castellanos alternaron ventajas en el marcador. Al Balopal le faltaban ideas en ataque ante el equipo más físico de todo el torneo, chocando contra una muralla, mientras que en defensa y en portería tampoco estaban del todo afinados.

Pero a partir del ecuador de la primera parte se empezó a notar quién tenía algo en juego. El Pizzería La Nonna empezó a encontrarse más cómodo en cuanto su defensa se asentó, y entonces comenzaron a llegar mejores oportunidades también en la ofensiva. Con una primera línea muy igualada y el extremo Javier muy acertado, el Balopal aprovechó para ir despegándose, logrando su máxima renta justo un segundo antes del descanso gracias a un gol de portería a portería de Mario (8-14).

Los palentinos se veían fuertes, y durante algunos minutos de la segunda mitad empezaron a tocar casi con los dedos el ascenso al lograr ampliar su ventaja a 8 goles, una renta que les habría puesto muy de cara lograr ser al menos uno de los mejores segundos. Sin embargo, no jugarse nada no significa regalar los partidos, y el equipo gallego, ya sin presión, no iba tampoco a dejarse ir.

Una inferioridad numérica fue nefasta para el Balopal, perdiendo de un plumazo la mitad de su ventaja, y el Culleredo se metió en el partido de nuevo. Si el sábado contra el Villa de Luanco el rival era el que jugaba en casa y apretaba los dientes con nervios, esta vez era el Pizzería La Nonna el que notaba la presión. De nuevo, una vez más, aguantó el mal momento, sobrevivió, y en los últimos no solo aseguró la victoria, haciendo así los deberes, sino que amplió su ventaja a 5 goles (21-26) en buena parte gracias a la aparición crucial de Iker en la portería, una diferencia que les dejaba con un average de +7 a falta de conocer el resto de resultados.

Pero esos resultados no acompañaron. El Urduliz ganaba por la mínima al Villa de Luanco, y eso mandaba al Balopal a la segunda plaza. Y una vez hechas las cuentas, el Pizzería La Nonna Balopal se quedó fuera por un solo gol (el tercer mejor segundo, el Balonmano Huesca, tuvo un average de +8, por el +7 del Balopal). Ese gol bien podría haber sido el que convirtió el empate en una derrota en la primera jornada. O alguno de los que se perdonaron en la segunda jornada contra Luanco cuando se ganaba por cuatro goles. O los que se cedieron en la segunda mitad contra Culleredo cuando se perdió la ventaja de 8 goles. El Balopal lo tuvo en su mano en su mano y lo dejó marchar, no en un momento concreto sino durante el torneo en general.

Sin embargo un gol no debe empañar ni el campeonato ni la temporada del Pizzería La Nonna. Siendo una decepción haber dejado escapar la oportunidad, los palentinos han estado por encima de lo esperado tanto en la temporada regular (clasificados para la fase en el primer año de un bloque muy joven) como en la fase de ascenso (reaccionando con carácter tras la derrota inicial y desplegando un juego digno de un equipo de la categoría a la que aspiraban a ascender).

La temporada del Pizzería La Nonna llegó a su fin con una sensación agria por la concatenación de resultados que se dio para que no lograran su plaza. Pero la valoración global de la campaña es más que positiva, y así se verá con la perspectiva del tiempo. Solo queda seguir creciendo.

0 comentarios:

Compártelo

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More